Manual Básico Introductorio


Manual Básico Introductorio e Instructivo* 

Felicitaciones por adoptar jerbos! Con mucho amor, atención y buenos cuidados, serán unos amigos muy leales.

 

Durante los próximos años tendrás un compañero especial que nunca estará demasiado ocupado para entretenerte. Es muy divertido observar a los jerbos, sus cabriolas e interacciones familiares podrán entretenerte durante horas. Son increíblemente amigables y dóciles; raramente muerden hasta pueden aprender a trepar a tu hombro y sentarse allí.

 

Requieren pocos cuidados comparados con otras mascotas, sus viviendas ocupan poco espacio, su manutención es económica y no necesitan visitas frecuentes al veterinario.

 

Los jerbos son animales muy sociables y necesitan tener un compañero. Siempre mantén a tus jerbos en pares. Si sólo tienes machos, puedes tener más de dos juntos. (ésto no se aplica a las hembras).

 

NOTA: No pongas dos jerbos adultos que no se conocen juntos, pues pelearán violentamente.

1 Características Biológicas:
Son roedores de la familia Cricetidae, subfamilia Gerbillinae y están muy emparentados con los  hámsters, chinchillas y lemings. Son originarios del sudoeste de Asia, E de Europa y Norte de África y están adaptados para vivir en ambientes áridos y desérticos, caracterizándose por su bajo consumo y eficiente aprovechamiento del agua, emisión de orina concentrada y una cola cubierta de pelo para evitar la evaporación.

 

Los adultos miden como máximo unos 20 cm de largo (las hembras algo menos) y pesan unos 120g. Pueden vivir hasta un máximo de cinco años aunque lo normal es entre tres y cuatro años.

 

Son sexualmente maduros a partir de las 10-12 semanas. La gestación dura en promedio 25 días (este tiempo puede extenderse hasta 40 días si la madre queda preñada mientras está lactando, ya que en ese caso “demora” la implantación de los nuevos óvulos fecundados hasta el destete de la camada actual). También puede ocurrir que cuando la camada es muy numerosa la hembra tarde más de un mes en volver a dar a luz (este período extra es necesario para que su organismo pueda reponerse). El mismo día del parto (que suele producirse de madrugada) el macho monta nuevamente a la hembra (para evitar nuevos nacimientos, debe sacarse el macho de la jaula poco antes de que la hembra de a luz).

 

Tanto el macho como la hembra participan en la crianza y no se los debe separar salvo que no se desee que tengan más crías (está demostrado que seis de cada siete camadas mueren si las cría la hembra sola). El macho cuida a las crías dándoles calor y conduciéndolas de nuevo al nido cuando éstas se alejan. Otra desventaja de separar a la pareja es que difícilmente la hembra vuelva a aceptar al macho cuando se intente introducirlo nuevamente en la misma pecera, pudiendo producirse peleas.

 

Si en la misma pecera conviven además crías anteriores de la misma pareja, éstas también colaboran en la atención de los recién nacidos.

 

Cada  camada se compone de un mínimo de dos y un máximo de hasta diez crías, aunque el valor promedio es de 5 ó 6 cachorros. Estos nacen ciegos, sordos (las orejas están cerradas) y sin pelo. Es normal que la madre devore a las crías que mueren o que están enfermas o débiles. Durante las dos primeras semanas de crianza es importante no tocar a las crías porque la madre puede volverse agresiva con ellas y matarlas. Los cachorros pueden ser separados de la madre recién a partir de las cinco semanas.

 

Son animales monógamos y su pareja dura toda la vida. Las parejas deben formarse preferentemente cuando los animales aún no alcanzaron la madurez sexual ya que de otro modo es muy difícil que se acepten. También pueden “emparejarse” un adulto con una cría cualquiera de menos de seis semanas (las crías por lo general no son atacadas).

 

 

 

2 Distinción entre sexos:

 

Los sexos pueden distinguirse con mayor facilidad a partir de las 6 semanas. Los machos en vista superior presentan un mechón de pelo con forma cónica debajo de la base de la cola (lugar donde están los testículos) y son ligeramente más grandes que las hembras. También se los puede diferenciar mientras son pequeños y no tienen pelo: las hembras se distinguen por tener las tetillas muy conspicuas.

 

 

 

3 Comportamiento:

 

A diferencia de los hámsters, los jerbos son animales muy sociales y no es conveniente colocar uno sólo por jaula: el número óptimo es de dos o tres, preferentemente de la misma camada. Pueden mantenerse varios individuos del mismo sexo (tanto machos como hembras) en una misma pecera o jaula siempre y cuando pertenezcan a la misma camada y estén juntos desde pequeños. Si se agrega al grupo un individuo de otro sexo puede ocurrir que los animales que hasta el momento se llevaban bien comiencen a pelear hasta matarse, compitiendo por la nueva pareja. Esto es muy común entre hembras: incluso aquéllas que son hermanas y siempre han convivido sin problemas, en presencia de un macho es muy probable que comiencen a pelear entre ellas a muerte. En caso de producirse peleas, nunca intentar separar los animales a mano desnuda: utilizar algún guante grueso o algún objeto suave.

 

En aquellos grupos mixtos que comparten una misma jaula (formados cuando los animales eran inmaduros sexualmente) al alcanzar la madurez sexual por lo general solamente una de las parejas se reproduce (pareja dominante). Esto ocurre debido a que la hembra dominante (por lo general la de mayor edad) inhibe el ciclo reproductivo de las demás hembras del grupo y como consecuencia, los machos no copulan con ellas. La hembra dominante sólo copulará con el macho dominante. Cuando esta pareja es demasiado vieja para reproducirse, otra toma su lugar.

 

Son animales esencialmente silenciosos y solamente los adultos durante el celo y las crías producen sonidos (chillidos), en este último caso, para llamar la atención de la madre cuando están perdidos o necesitan alimentarse. Los adultos se comunican principalmente mediante señales táctiles y con sonidos producidos por el golpeteo simultáneo de las dos patas traseras. De este segundo modo transmiten tanto señales de alarma como indicaciones de excitación sexual (los golpeteos son diferentes según el caso). Al escuchar la señal de alarma los individuos de la misma jaula y de  las jaulas cercanas corren a esconderse y repiten a su vez el mismo sonido.

 

Si bien no son animales agresivos con los seres humanos, pueden morder si se los lastima o si están asustados (habitualmente las primeras mordidas son sólo de advertencia y prácticamente indoloras). Generalmente, para mostrar su enojo con los seres humanos pueden rasguñar ligeramente la mano del que los molesta o golpearla repetidamente con la parte anterior de su cabeza (esto es muy común cuando se intenta tocar a las crías). Son animales muy curiosos y suelen acercarse a la mano y treparse a ella cuando uno la introduce en la jaula.

 

Debe evitarse levantarlos por la cola: su piel es muy delicada y puede desprenderse con facilidad, haciendo necesaria la amputación del apéndice. Si por alguna razón fuera necesario tomarlos de la cola (Ej.: separarlos cuando pelean), nunca hacerlo por la punta sino por la zona basal, bien pegado al cuerpo. En condiciones normales, la mejor forma de tomarlos es colocar la mano por debajo de su cuerpo o dejar que ellos mismos se suban. Una vez que se los tomó debe suministrársele siempre una superficie de apoyo para sus patas (palma de la mano, por ejemplo) y como algunos de ellos (especialmente los más jóvenes) tienen tendencia a saltar al vacío debe protegérselos ya sea colocando la otra mano por encima o sujetándolos muy suavemente por la base de la cola mientras permanecen apoyados en la mano.

 

 

 

4 Hábitat:

 

Lo ideal es una pecera, aunque no es necesario que tenga refuerzos y vidrios muy gruesos como las que llevan peces y que deben soportar la presión del agua. Esto se debe a que la pecera para jerbos solamente contendrá viruta y ésta no ejerce mucha fuerza sobre las paredes.

 

La altura efectiva (distancia de la cama de viruta al borde) no debe ser inferior a los 30 cm ni superior a los 50 cm (podría dificultarse la renovación del aire). Una pecera de 45 cm x 30 cm de base y 30 cm de altura (40 litros) es ideal por muchas razones. Es económica, fácil de limpiar, espaciosa, y nos permite usar nuestra creatividad. (Tanque de 40 litros = 2 jerbos: 55 litros = 3 jerbos o una yunta y su cria; 75 litros 4 a 5 machos

 

Es conveniente colocar una tapa ajustada preferentemente de alambre tejido para permitir el libre paso del aire y para evitar que los jerbos escapen (son brillantes escapistas ya que son excelentes trepadores y saltarines). Nunca colocar tapas de vidrio o de mosquitero muy fino porque los animales pueden asfixiarse.

 

Si tienes gatos debes asegurar esta tapa con un cierre.

 

La jaula/pecera debe mantenerse en el interior de la vivienda, en un lugar tranquilo y nunca debe exponerse a la luz directa del sol ya que la temperatura podría elevarse mucho y matar a los animales.

 

No se aconseja el uso de jaulas de alambre. Con la actividad de cavar, correr, esconderse, y jugar, el material del lecho, terminará en el suelo. Los jerbos roerán los alambres sin cesar, lo que a ti te resultará molesto y será dañino para ellos.

 

Una vivienda plástica no es una buena elección para un jerbo. Son populares, pero la ventilación es escasa y genera mal olor enseguida. Además, los jerbos pueden escapar fácilmente, ya que, en poco tiempo pueden roerlo hasta convertirlo en ruinas.

 

Deben tener siempre en la pecera algún material duro para roer y desgastar sus incisivos, que crecen continuamente. Ej.: trocitos de madera neutra (álamo, sauce, etc). Nunca darles objetos de plástico con este fin.

 


5 Lecho o Cama:

 

Los jerbos necesitan algún tipo de lecho que absorba su orina, además de servirles para hurgar y cavar por diversión. Lo más adecuado es utilizar viruta de madera neutra (álamo, sauce, etc.). Las maderas aromáticas o esenciales (pino, cedro)  puede provocarle alergias , afecciones respiratorias y cáncer de hígado a algunos jerbos.

 

También puede utilizarse mazorca de maíz triturada o tiritas de papel sin tinta ni quimicos (tiene la desventaja de ensuciarse muy rápidamente).

 

Sea cual fuere el material de la cama, lo ideal es formar una capa de un espesor tal que les permita excavar, apilar o enterrar la comida. Debajo de la cama pueden colocarse  tubos de algún material resistente a modo de túneles.

 

Es conveniente agregar tiras de algún papel suave (pañuelos o servilletas descartables, papel de cocina, etc.) o de tela para que puedan revestir el lugar que utilizan para anidar o dormir. Este papel nunca debe contener tinta ya que ésta puede ser tóxica.

 

NOTA: Nunca coloques materiales que contengan fibras (ej. Hilados)

 

 

 

6 Accesorios:

 

Dentro de la pecera, es aconsejable colocarles algo para roer (tubos de cartón del papel higiénico o rollos de cocina, trozos de cartón compacto, trozos de madera neutra). 

 

Nunca colocar como accesorio ruedas del mismo tipo que las utilizadas para hamsters: los jerbos tienen cola larga y ésta puede quebrarse al quedar atrapada entre los alambres de la rueda. Deben usarse ruedas cubiertas o cubrir las ruedas para hamsters con cinta de enmascarar o similar.

 

 

 

7 Limpieza del hábitat:

 

Por sus características biológicas, los jerbos no producen desechos con olores fuertemente desagradables. Por esta razón, la cama del hábitat (viruta) sólo necesitará ser limpiado cada 2-3 semanas para prevenir posibles enfermedades. En caso que haya crías de menos de dos semanas, el cambio de piso debe postergarse hasta que éstas tengan al menos un mes. Si se derrama agua, o si huele de más, tendrás que cambiarlo antes. Si se limpia regularmente, no generará malos olores.

 

Tener en cuenta que si se utilizan productos de limpieza volátiles (lavandina, amoníaco, etc.) los animales no deben ser colocados nuevamente en la pecera hasta que ésta se haya ventilado bien.

 

  

 

8 Alimentación diaria:

 

El alimento puede colocarse en algún recipiente de cerámica, porcelana, metal inoxidable o directamente sobre la viruta.

 

Diariamente dales un poco de mezcla (similar a la de hamsters). Una cucharada sopera colmada es suficiente para dos individuos. Si aún tuvieran alimento del día anterior no es necesario volver a agregarles. Componentes de la mezcla: alimento para conejos, maíz entero (comen el germen), sorgo, arroz con cáscara, cebada, avena, trigo, girasol (solamente como golosina, en poca cantidad), arvejas secas y semillas de zapallo. Usa siempre una buena mezcla con bajo contenido de girasol para que tus jerbos reciban la combinación ideal de proteínas, minerales, vitaminas y grasas que necesitan.

 

 Una hembra en gestación o amamantando necesitará más proteínas y menos grasas, suprimir completamente el girasol y darle algunos granos de alimento balanceado para perros cachorros suele ser suficiente. Ante cualquier duda consulta siempre al veterinario sobre los complementos que debes agregar para que la dieta de tus jerbos sea completa y balanceada.

 

Se les puede poner diariamente alguna hortaliza de fruto u hoja, puede elegirse entre las siguientes: radicheta, acelga, lechuga, zapallo, zapallito de tronco, repollo, calabacita, tomate, pepino y zanahoria. Antes de volver a darle algún vegetal, deben retirarse los restos de comida del día anterior. Poner preferentemente pocas cantidades como para variar su dieta y asegurarse que no queden sobrantes, estos podrían entrar en descomposición y enfermar a nuestros jerbos (yo en lo personal prefiero los alimentos secos). Ocasionalmente (2 ó 3 veces por semana y en poca cantidad) pueden dársele: copos de maíz (sin azúcar), arroz inflado, pan duro, trocitos de manzana, durazno, pera, etc., en el caso particular de frutas y hortalizas es recomendable enjuagarlas previamente en agua corriente, evitar frutas que contengan vitamina C.

 

NOTA: Nunca darles frutas u hortalizas no maduras ni hierbas cuyo origen o efecto sobre el animal se desconoce.

 

 


9 Agua:

 

Los jerbos consumen muy poco agua, si acostumbras a darle en su dieta alimentos frescos posiblemente no tengan ninguna necesidad de consumir agua, no obstante es recomendable colocar un bebedero para cada pecera y mantenerlo con agua limpia y fresca siempre.

 

Asegúrate de que la punta del bebedero esté por encima del lecho para evitar que éste se moje.

 

 


10 Juguetes y ejercicio:

 

Los jerbos son muy activos y necesitan un habitat entretenido: Deja que tu imaginación sea tu guía.

 

Hay muchas formas de proporcionarles diversión. En las tiendas de mascotas encontrarás juguetes de madera con forma de queso, cofres, etc. Además los

 

jerbos adoran el cartón, sobre todo los rollos vacíos de papel absorbente, en los que les encanta esconderse hasta que los roen por completo.

 

De vez en cuando se los puede soltar en la bañera (sin agua!!!) o en ambientes confinados y seguros para que puedan hacer ejercicio.

 

A algunos jerbos les gustan las ruedas. Sin embargo, debes cubrir la parte externa con cinta de enmascarar gruesa (o cinta de papel engomada).Cubre el interior de la rueda con viruta, para evitar que las patas del jerbo se peguen a la cinta.

 

NOTA: La cola del jerbo puede quedar atrapada en una rueda común sin el acondicionamiento antes mencionado, y debido a esto puede incluso ser amputada.

 

 

 

11 Adiestramiento:

 

Si tus jerbos provienen de un criador confiable, el adiestramiento debería estar encaminado. Es mejor esperar hasta que las crías tengan unas 6 semanas antes de llevarlos a casa, esto les dará tiempo para aprender de sus padres los comportamientos específicos de la especie y a no temer a los humanos.

 

Dales unas horas para que se acostumbren a su nuevo hogar.

 

Recién entonces introduce tu mano en el tanque y déjalos acercarse y olerte. Deberás dejar tu mano quieta en el fondo del acuario. Al principio, notarás que tus jerbos te explorarán cautelosamente durante un tiempo. Sólo cuando estén cómodos y no muestren signos de temor (lo que podría llevar varias sesiones), lentamente con las dos manos, lleva a tu jerbo hacia una esquina del acuario, y levántalo desde abajo formando una cuchara (esto es mejor que precipitar tu mano desde arriba). Si no puedes lograr que se suba a tus manos, puedes colocar alguna lata pequeña, o caja o recipiente y levantarlo cuidadosamente una vez que tu jerbo esté dentro.

 

El adiestramiento puede ser fácil si actúas lenta y pacientemente. Cada mañana, separa todas las semillas de girasol de su ración. y ,a lo largo del día , pon una pequeña cantidad en la palma de tu mano. Deja tu mano reposando quieta en el fondo del o tanque. Muy pronto se acostumbrarán a esto, y te identificarán y glorificarán como el proveedor de semillas , y como la escalera hacia el “mundo externo”.

 

A algunos jerbos les encanta que les acaricien la nariz o la cabeza. Para ello, lo primero que tienes que hacer es levantarlos suavemente .Intenta hacer una cueva con tus manos contra tu cuerpo. Tal vez quieran dormir, o deseen explorar tus manos, brazos y hombros. Algunos jerbos emiten un suave ronroneo como los gatitos.

 

Pasadas unas dos semanas ya deberían ser muy amigables, y disfrutar que los sostengas y los mimes. Es recomendable que los niños pequeños se abstengan de manipular a los jerbos , hasta que estés seguro de que están domesticados y acostumbrados a los humanos. Esto evitará que tengan una mala primer experiencia. Además es más fácil adiestrar a los jerbos si es una sola persona la que lo hace. Posteriormente, los niños podrán comenzar gradualmente a jugar con ellos.

 

Cada jerbo tiene su propia personalidad.

 

Conocerlos y diferenciarlos es un proceso que será divertido para ti también, así que disfrútalo!

 

 

 

 

 

* Este manual esta basado en las recomendaciones para el cuidado de los jerbos de la AGS American Gerbil Society, ante cualquier problema médico recurre directamente a la atención veterinaría por cualquier otra duda o necesidad no dudes en escribirnos a jerbolandia@argentina.com y te haremos llegar una respuesta a la brevedad.

 

EL MUNDO DEL JERBO
 
Publicidad
 
 
Locations of visitors to this page
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=